Saturday, September 23, 2023

El cuarto trimestre o los riesgos después del parto

-


El bebé de Sherri Willis-Prater tenía dos meses de nacido y ella estaba a punto de regresar a trabajar en l. a. cafetería de una escuela de Chicago. Pero cuando una noche subió el pequeño tramo de escaleras para ir a l. a. cocina, casi se desploma, jadeando para respirar.

En el health center, a Willis-Prater, quien en ese momento tenía 42 años, l. a. conectaron a un respirador que le bombeaba aire hacia los pulmones. Los médicos dijeron que su corazón estaba trabajando a menos del 20 por ciento de su capacidad. Había desarrollado un tipo poco común de insuficiencia cardiaca que se presenta después del embarazo.

Ese diagnóstico generation lo último que esperaba escuchar. Tras dar a luz, Willis-Prater pensó que “había logrado cruzar l. a. meta”, recordó en una entrevista. “Ya no tengo que preocuparme por nada”.

L. a. mayoría de l. a. gente cree que el trabajo de parto y dar a luz son las partes más difíciles del embarazo, pero las investigaciones científicas recientes están cuestionando esta concept y han descubierto que durante el año posterior al nacimiento todavía sigue habiendo un riesgo really extensive. De hecho, el periodo más letal para l. a. madre es posterior al nacimiento del bebé.

Por cada mujer que fallece, alrededor de 50 a 100 mujeres sufren complicaciones graves que pueden dejarlas con problemas de salud por el resto de su vida. Las cifras van en aumento, ya que cada vez más mujeres estadounidenses tienen sobrepeso, además de que l. a. hipertensión y l. a. diabetes se han vuelto más comunes.

Asimismo, cada vez más mujeres posponen l. a. maternidad para una época posterior de su vida, por lo que es más possible que inicien el embarazo con padecimientos crónicos de salud que pueden dar lugar a complicaciones.

Estas nuevas cifras aparecen en medio de un inquietante incremento de muertes de mujeres embarazadas y madres recientes en Estados Unidos, país que tiene l. a. tasa más elevada de mortalidad materna de los países industrializados. Estas cifras se dispararon durante l. a. pandemia: de 20,1 muertes por cada 100.000 nacimientos vivos en 2019 a 32,9 muertes por cada 100.000 en 2021. Hay de dos a tres veces más fallecimientos de mujeres negras y nativas estadounidenses que de las mujeres blancas.

Pero esas cifras corresponden a una definición tradicional de mortalidad materna: muertes que ocurren durante l. a. gestación o hasta seis semanas después del parto.

Un landscape más completo del problema salió a l. a. luz en septiembre, cuando los Centros para el Keep watch over y l. a. Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) observaron con mayor amplitud las muertes maternas, las analizaron durante un año entero luego del nacimiento e incluyeron los fallecimientos resultantes de trastornos de salud psychological.

Con base en los datos de 36 estados sobre 1018 muertes relacionadas con el embarazo de 2017 a 2019, los CDC llegaron a l. a. conclusión de que cerca de una tercera parte de estas ocurrían durante el embarazo o el día del parto y que más o menos otra tercera parte antes de que el bebé cumpliera seis meses. Un 30 por ciento tenía lugar a partir de ese momento hasta el primer año de vida del bebé, periodo en el que no se habían enfocado las investigaciones sobre l. a. mortalidad materna.

Estos datos han ocasionado que se pida que se dé una atención posterior más exhaustiva y que se otorgue más apoyo a las madres recientes durante lo que se ha denominado el “cuarto trimestre”, así como atención especial a las mujeres vulnerables.

“Nuestro planteamiento de l. a. natalidad ha sido que el bebé es el caramelo y l. a. mamá l. a. envoltura, y una vez que el bebé está fuera de l. a. envoltura, l. a. hacemos a un lado”, señaló Alison Stuebe, profesora de ginecología y obstetricia de l. a. Facultad de Medicina de l. a. Universidad de Carolina del Norte. “Tenemos que reconocer que l. a. envoltura es una character y que las mamás se pueden poner muy mal y morir”.

Las causas principales de muerte materna entre las mujeres blancas y latinas son los trastornos de salud psychological que dan pie a suicidios y sobredosis fatales. Entre las mujeres asiáticas, l. a. main causa de muerte son las hemorragias.

Entre las mujeres negras, como Willis-Prater, los padecimientos cardíacos fueron l. a. main causa de muerte. L. a. hipertensión, un issue predisponente, es más común entre las mujeres negras, las cuales con frecuencia tienen poco acceso a atención médica debido tanto a l. a. pobreza como al racismo.

El riesgo de muerte materna posterior —de seis meses a un año después del parto— es 3,5 veces más alto para las mujeres negras, en comparación con el de las mujeres blancas..

L. a. práctica de l. a. medicina suele cambiar con lentitud, pero estas cifras están acelerando modificaciones a Medicaid, el plan de atención médica que cubre a los estadounidenses de bajos ingresos, que incluyen a más del 40 por ciento de las mujeres embarazadas en Estados Unidos.

L. a. cobertura de Medicaid para las madres recientes se ha ampliado hasta todo un año después del parto para que las mujeres estén aseguradas mientras se recuperan del embarazo en 33 estados y en Washington D. C., y otros ocho estados tienen planes de hacer lo mismo, de acuerdo con Kaiser Circle of relatives Basis (KFF, por sus sigla en inglés).

Según KFF, tres estados, entre ellos Texas, están ampliando solo l. a. cobertura limitada, y seis —incluyendo Arkansas, el cual ha tenido una de las tasas de mortalidad materna más elevadas del país— no tienen planes de ampliar l. a. cobertura de Medicaid.

Otras iniciativas incluyen una nueva ley en Nueva Jersey que exige que los médicos de l. a. sala de emergencias pregunten a las mujeres en edad fértil sobre su historial de embarazo. Algunas enfermedades que llevan a las mujeres al health center pueden diagnosticarse con mayor rapidez si los médicos saben que dieron a luz recientemente.

En Carolina del Norte, los proveedores de salud ganan un bono de 150 dólares si una paciente acude a una consulta posparto. Históricamente, casi l. a. mitad de las nuevas madres no acuden a sus controles posparto.

Ahora se les está recomendando a los médicos revisar a las madres dentro de las tres semanas posteriores al parto, en vez de esperar a l. a. revisión a las seis semanas de dar a luz que solía acostumbrarse.

“Ahora es así: ‘Nos vemos en dos semanas, ¿de acuerdo? Y, sí, en definitiva, tiene que venir’”, comentó Tamika Auguste, autora, junto con Stuebe, de los nuevos lineamientos para los cuidados posteriores al parto del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos.

Según Auguste, las madres recientes que tienen padecimientos de salud como l. a. hipertensión deben acudir a revisión incluso antes.

Sin embargo, es todavía más importante que los médicos y otros profesionales de l. a. salud escuchen a las mujeres cuando éstas expresan alguna preocupación y que pongan atención especial cuando las mujeres negras y nativas estadounidenses digan que algo no está bien.

“Ya nada de ‘Estás bien querida, no hay problema’”, señaló Auguste. “Nada de eso. Más bien: ‘Vamos a ver si podemos revisarte hoy o mañana’”.

Muchos médicos se refieren al embarazo como “l. a. prueba de esfuerzo cardíaco de l. a. naturaleza”. Esta condición sobrecarga el corazón y el sistema circulatorio de una mujer: el volumen de sangre aumenta hasta en un 50 por ciento, el corazón trabaja más y l. a. frecuencia cardíaca aumenta.

Las elevaciones en l. a. presión arterial pueden afectar otros órganos vitales y dejar a una mujer en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular durante el embarazo o incluso décadas después, dijo Rachel Bond, cardióloga y directora del sistema del programa de salud cardíaca de l. a. mujer en el centro médico Dignity Well being en Chandler, Arizona

“Les decimos a las mujeres: ‘Has atravesado tu primera prueba de estrés, o pasas o fallas’”, dijo Bond. “El fracaso no significa necesariamente que tendrá una enfermedad cardíaca, pero significa que nosotros, como médicos, debemos tratarlo de manera más agresiva”.

Una vez que nace el bebé, el útero se encoge y l. a. presión arterial puede aumentar, lo que puede provocar un derrame cerebral.

Las nuevas madres también son más propensas a experimentar coágulos de sangre e infecciones potencialmente mortales. Al mismo tiempo, los cambios hormonales pueden provocar fluctuaciones en el estado de ánimo. Algunos de estos son transitorios, pero también se puede desarrollar una depresión posparto más grave y duradera.

Pese a que l. a. mayor parte de las mujeres sobreviven a las complicaciones relacionadas con el embarazo después de dar a luz, es importantísimo que reciban atención médica inmediata.

Deidre Winzy, una asistente médica de 28 años de Nueva Orleans, ya generation hipertensa cuando se embarazó de su tercer hijo. Los médicos le proporcionaron un tensiómetro para que lo usara en su casa junto con l. a. aplicación Babyscripts, un sistema de monitoreo a distancia que enviaba las lecturas a su obstetra.

Tras diagnosticarla con preeclampsia, un padecimiento de hipertensión muy peligroso, le indujeron el parto dos semanas y media antes. Pero tres semanas después de dar a luz, Winzy despertó a mitad de l. a. noche sintiéndose desorientada y mareada y, balbuceando, llamó a una amiga para que l. a. ayudara.

Los paramédicos creyeron que lo que tenía generation un ataque de pánico y al principio no querían llevarla al health center, pero en realidad estaba teniendo un derrame cerebral. “Llegué justo a tiempo”, recuerda Winzy. “Si no lo hubiera logrado, tal vez habría quedado paralítica el resto de mi vida”.

Ahora Winzy tiene problemas de pérdida de memoria a corto plazo y debilidad, pero puede trabajar. De todas maneras, por ser madre soltera de tres niños, no deja de preocuparse.

“Mi peor temor es faltarles a mis hijos”, recalcó Winzy. “¿Qué tal si vuelvo a tener otro derrame y este me deja paralítica de manera permanente o me mata? Es aterrador”.

Entre las mujeres blancas, las condiciones de salud psychological son responsables del 35 por ciento de las muertes relacionadas con el embarazo, según datos de los CDC. Entre las mujeres hispanas, l. a. cifra es del 24 por ciento. L. a. ansiedad o l. a. depresión preexistentes pueden dejar a las mujeres vulnerables a l. a. depresión posparto, al igual que un embarazo difícil o tener un bebé enfermo.

El estrés de ser padre puede desencadenar una recaída en alguien que se está recuperando de un trastorno por uso de sustancias, dijo Katayune Kaeni, psicóloga y presidenta de l. a. junta del Postpartum Toughen Global.

Karen Bullock, de 39 años, que vive en las afueras de Peoria, Illinois, tuvo un embarazo difícil y un parto prematuro traumático, y tuvo problemas para amamantar.

“Nada salió de forma herbal”, dijo. “No estaba feliz cuando nació el bebé, estaba asustada. Cada vez que lo miraba, pensaba, ‘no sé qué hacer contigo’”. Bullock finalmente fue diagnosticada con depresión posparto y comenzó a tomar medicamentos.

Las complicaciones pueden sorprender incluso a las mujeres cuyos embarazos han transcurrido sin problemas. A Aryana Jacobs, una analista de tecnología de l. a. salud de 34 años que vive en Washington D. C., le dijeron después de una cesárea que su presión arterial estaba fluctuando. Jacobs l. a. verificaba en casa con un tensiómetro que tenía debido a sus antecedentes familiares de hipertensión. En unos cuantos días, l. a. lectura llegó a ser de 170/110.

L. a. llevaron al health center y le dieron tratamiento para l. a. preeclampsia, l. a. cual casi siempre se desarrolla durante el embarazo, no después.

“Me gustaría que a todas las madres las enviaran a casa con una caja de candies y un tensiómetro para recalcar que al ser madres no dejan de ser pacientes. Su cuerpo se está recuperando de algo muy fuerte”, señaló Jacobs.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related Stories